Un relato sobre el romanticismo sucio y el culto a la individualidad

Joy Division

.

El gustoso placer de la individualidad

El siguiente es un texto francamente autobiográfico (es decir, un texto egotista), así que, fiel a mi estilo narrativo, trataré de que no sea sencillo y de que tenga muchos cambios temporales.

••

1

—¿Qué mierda es Yoi División?

Heme aquí, trece años después, mirando en los labios gruesos de la secretaria una pregunta similar que me hizo sacar la misma mueca malévola de aquel entonces. El tiempo detuvo en el aire la pregunta y todo volvió al año oscuro de 1995:

Entonces yo era un adolescente friki, solitario y asocial (ahora por fortuna dejé de ser adolescente) y me consideraba arrogantemente como de los primeros (y escasos bichos raros) seguidores de Korn en este país; cuando tienes 12 años y te identificas con canciones como Clown lo menos que puedes hacer es convertirte en un alienado seguidor de la banda de Jonathan Davis y certificar, con una sonrisa de desprecio, que estás rodeado de puros necios cuando tu mejor amigo (?) te pregunta: «Korn, ¿qué mierda satánica es esa?»

Cuatro años más tarde ese mismo amigo (?) —seguidor de The Noise y el demás basurero musical que quienes nacieron en los noventa tuvieron el gusto de no conocer— lo vi tarareando Freak on a Leash. Fue como un sacrilegio que de pronto me introducía en la misma conjura de esos necios: lo que años atrás me individualizaba, ahora me unía a un seguidor del proto-reggaeton y el techno basura (si es que acaso no es basura casi toda la música electrónica). Respiré profundo, aún había escapatoria… no, no la había: Hot 94 y La Mega ya colocaban a Korn en su programación y proliferaban bandas clónicas.

2

Respiré profundo ante las muy remotas (sino imposibles) posibilidades de que a la secretaria salsera le gustara el post-punk y así mi sonrisa, tanto de ironía, era como de placer por mantener una diferencia hacia ese tipo de gente.

Desde muy pequeño supe que había en la diferenciación del resto la esencia de crear lo nuevo y negar lo ordinario, la apatía y el gustoso placer de lo cotidiano. Dentro de una sociedad que aceptaba la vida sin cuestionamientos y le sonreía como necia a la misma, había en mí un distanciamiento hacia eso que me aburría, me daba asco y me despertaba la apasionada lucha por ser distinto. Nunca he sentido simpatía hacia las modas ni por los gustos comunes. Bajo ese influjo, todas mis predilecciones (musicales, culturales, de vestimenta, por determinado tipo de mujer) fueron desarrollando tal particularidad que a veces era tachada de exotismo, una diferenciación propia que se veía manchada cuando se hacía común o frivolizaba (el chico que tararea canciones de Korn).

No.

Yo buscaba algo diferente. Algo distinto a lo que daba placer a la mayoría y más bien buscaba el gustoso placer de la invidividualidad.

Son los pocos los que buscan una trascendencia en medio del vacío circundante, y son como los héroes anónimos de un romanticismo sucio, los que no aceptan la felicidad simple de un mundo que no aporta nada, de una sociedad que sólo deshumaniza y convierte en un número más de estadísticas cotidianas.

Yo no quería nada de eso que me ofrecía lo común.

Me negaba a aceptar ese modo de vida.

Me importa un bledo la sociedad y sus parámetros de éxito: una familia, una profesión, un culto a las virtudes cívicas. A mí todo eso me parece necio e insustancial. Entre miles de calles con nombres de próceres, que si hubiera tenido enfrente les habría escupido sus caras, transcurre la vida de cientos que me rodean. Tomen a un puñado de gente y verán que el 99% de ellos no aporta nada nuevo: son tan prescindibles que el mundo no cambiaría en lo absoluto con su ausencia.

Es eso contra lo que un día me rebelé en silencio: no deseo formar parte de esa masa informe que veo a diario. No quiero aceptar la felicidad de los otros que les arranca una sonrisa estúpida. No quiero aceptar la charla necia de cualquiera y tener que sonreír como necio en beneficio de lo que llaman cortesía; me importa nada lo que los otros piensen, porque sus pensamientos mismos me parecen tan superfluos como sus propias pasiones. No me interesa la amistad ni la compañía si ello implica mendigar el aprecio. No dependo de nadie, ni me interesa conseguir a nadie.

Mi batalla es más modesta que la búsqueda de un ejecutivo importante tratando de sobresalir con un informe o la de una chica detrás de su ídolo que, al final de todo, sólo persiguen el reconocimiento del otro y la aprobación del otro a una existencia propia que saben insípida e intrascendental. No, mi búsqueda, aunque silenciosa, va más allá de todo ese vacío por el que me muevo cada día: busco una trascendencia para satisfacer mi individualidad, es un deseo de liberar mis pasiones para satisfacerme a mí mismo, es mi búsqueda de la belleza pero no la belleza común por la que muere la gente… es una belleza más allá de toda comprensión lógica, es un deseo que arde en el interior de mis entrañas, es una trascendencia que me libera de toda la cotidianidad que me rodea.

Es así que, bajo esa lámpara acaso tenebrosa, se ilumina la razón de mi gustoso placer por la individualidad y se explica por qué de mis desilusiones cuando siento que invaden mi propia diferenciación. Joy Division…, hate, hate, hate… Esa palabra inscrita en la franela de Ian Curtis fue el génesis de Joy Division. Bajo el halo de luz que proyecta esa lámpara, oír Joy Division acá es más bien la conexión hacia ese modesto batallón de defensores de la individualidad.

Sonreí, hice una pausa, y le dije a la secretaria, simplemente:

—Olvídalo.

En mi interior, en mi mueca incomprendida, había una batalla silenciosamente ganada.

______________________

qué es la individualidad, definición de individualismo, relato sobre la individualidad, literatura individualista, un relato de egoísmo, necesidad individual, relato hedonista, blog individualismo-individualista, descargar canciones de Joy División, simbología-iconografía nazi en Joy Division

Comentarios

  1. Mensaje

    Alvaro Rafael yo estoy de acuerdo contigo pero te informo de que hay gente como tu o al menos en mi caso que piensa como tu pero no tienes que retroceder tanto ya que yo naci en el 91 y hasta hace unos meses he estado con una depresion muy fuerte ya sea de rechazo, odio, de todos tipos Pero si no he entendido mal en general odias el mundo , yo odio en general muchas cosas , hay que individualizarse , somos los pocos que comparten esa ideologia aunque para mi es un modo de vida es como la realidad, no esta mal ni bien cada uno tiene su propia realidad ya que la realidad se ve con ojos diferentes y exactos . Aparte de gustarme Joy Division me he sentido muy identificado con la persona y el modo de personalidad escrito en la carta me alegra que haya algien muy parecido a mi gracias (Perdonen por las faltas de ortografia ya que en mi ordenador no funciona muy bien)

  2. jota

    sinceramente, me gusta tu narrativa, pero como persona debes ser de los que no me gustaría tener que aguantar.
    pese a la necesidad infantil de sentirnos únicos, existe el gusto de querer vivir la vida y gozar los placeres sencillos, no somos crios para llamar la atención de nadie

  3. Anónimo

    puta que hay que tener personalidad pa escribir weas como esta. te crei muy especial por ser un weon apartao? y si te gusta tanto la musica, deberiai saber que la musica electronica no es puro punchi punchi

  4. itziar

    No impresionas tanto. Es un texto sobre-pretencioso…y tantas veces como la repites, conviertes la palabra «NECIO» en algo vacio y chirriante.
    Romanticismo sucio..culto a la individualidad…pamplinas.
    Sea como fuere, me gustó tu forma de escribir,..hasta que tú dejaste de gustarme.

  5. laura atorrasagsti

    joy division no es una banda, es la banda!!! esta de amdres q le guste.. pero que discurso tan mamerto de pseudoindividualidad…perdon que se lo diga pero a pesar de que no lo conozco cada vez que leo un articulo de estos( q a proposito abundan, siendo no tan particular su «diferenciacion») siento como si me dieran una patada y me cayera un baldado de agua fria y de cara me enfrento con mi—————— generacion…creame hay muchos como ud que con aire de desden miran al resto de la humanidad sentados en su pedestal de supuestos intelectuales….no es para que se ofenda ( aunque es lo mas seguro) pero no por que a ud se le dio por pensar que en sus pensamientos asomaba la mas minima muestra de originalidad eso sea cierto,, mas se me parece a un cliche que a otra cosa….perdon pero esa es mi opinion y bn seguramente como en todo habra gente que la apoye o que no y tambn seguramente de parte suya cuando lea esto se creara una conotacion que haga pensar que la tonta y pretenciosa soy yo y no ud. gracias

    p.d: con todo respeto korn apesta,,, es decir normalmente confio en el criterio musical de alguien que conoce y aprecia a joy division, pero en este caso con la primera mencion a korn quedo por el suelo esa confianza, ps ahora se que hay gente que puede escuchar esta banda y sin embargo escuchar tambn korn.

  6. aoi soma

    me parece interesante la manera en el cual narras tu sintesis de experiencias, se denota los sentimientos que te causa ver una realidad asi, en algo no estoy deacuerdo decis que no necesitas de nadie me parece lamentable que no te des cuenta de que en verdad todos los dias lo haces, o acaso eres un ermitaño???
    y hablas de individualidad, en verdad la tienes?? tienes ideas propias??
    o aimplemente el universo de tu mente es repetitivo??? que sentirias si todos pensaramos como tu???

  7. Mikun

    te falto ceremony y disorder aun q gracias por transmision
    bueno comparto muchas de tus ideas, yo noo tengo mas q un amigo y una amiga despues de ellos no hablo con nadie y no es qme sienta solo si no q eh encontrado a alguien con quien puedo estar a ella sin q me perturbe es como compatir la soledad y no la compañia me considero un lobo solo en el bosque q encontro una luna
    hoy talves sea noche de caza,
    hoy vere la vere roja de nuevo
    con su bello y frio rojo eterno.

  8. jimmij

    Por favor, ahórrate tus historietas de pseudointelectual…
    Además se ve que ni siquiera te gusta la música, modelar tus gustos musicales según qué grupos sean populares y cuáles no es, sencillamente, patético. Si te gusta algo te gusta, ¿qué más dará que lo escuche todo el país o cuatro gatos?
    Aparte, el primer disco de Korn salió en el 94, fue un exitazo en USA, cualquiera mínimamente interesado en ese tipo de música los conocía. A mí me lo pasaron en cassette y para cuando salió el Life Is Peachy ya los conocía muchísima gente.
    Tu «individualismo» me huele más a gato encerrado y a postureo… De hecho no descarto que seas de esos «modernillos» que se han enterado de que existe Joy Division a partir de todo el revival con grupos tipo Interpol o Editors.
    Un saludo.

  9. como tú pero mejor.

    Me cago en sus …….., el pive tiene razon. En algún momento me uniré a la elite en su plan de exterminar al 80% de la población mundial, si no me matan ellos primero.

    Aqui los que critican al pive lo acusan de pretencioso con argumentos de pseudo intelectual autocomplaciente «socialmente integrado». Sois unos mierdas prostituidos intelectuales y amargados, seguramente en el fondo sentís lo mismo pero preferís olerle el culo a vuestro jefe y tragar con tal de ir cantando a los cuatro vientos cuanto sentido comun teneis y lo socialmente realizados e integrados que os sentis o quereis que los demas así lo crean.

    Repitiendo frases de librillo y pretendiendo ser politicamente correcto con alguien al que vosotros considerais diana facil solo demostrais ser un cancer social y unos trepas del tres al cuarto.

    Muerte a los necios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *