Plan vuelta a la patria

Plan vuelta a la patria

¿Cuáles son los requisitos para aplicar al Plan vuelta a la patria? ¿Cómo inscribirse en el Plan vuelta a la patria? ¿Cuántos venezolanos han regresado con el plan vuelta a la patria?

 

Actualización con el COVID-19: Muchos venezolanos se han quedado sin trabajo y han tomado la decisión de volver. En Venezuela les espera un país peor que el que dejaron, pero les espera algo peor: al dictador burlándose de ellos por haber emigrado. El registro testimonial de Maduro y el chavismo en general está en cualquier sitio que se busque. Este desprecio por el venezolano que emigró y regresa a su país demuestra que al chavismo no le importa el retorno de los venezolanos. Demuestra que el Plan vuelta a la patria es una estafa.

 

 

Plan vuelta a la patria

 

Yo no lo llamaría Plan vuelta a la patria. Lo llamaría Plan hablar mierda de los países en los que han emigrado los venezolanos.

Porque no estamos frente a un plan gubernamental generoso creado para facilitar el retorno de los emigrados. Todo lo contrario, estamos ante un programa propagandístico del chavismo basado en atacar a los países donde emigraron aquellos venezolanos y que el chavismo identifica como «países capitalistas». Países capitalistas que engañaron y sedujeron a los venezolanos con la falsa promesa de darles una mejor vida, y es entonces que el chavismo sale como un buen padre de familia al rescate de sus hijos descarriados. El plan no es ayudar a los que se fueron, el plan es reprimir las aspiraciones de vivir mejor de los que están en Venezuela, usando a los repatriados.

 

Limpiando pocetas: «en Venezuela las cosas están mal, pero en otros países se vive peor»

 

La construcción de la utopía socialista va emparejada de la destrucción de las condiciones de vida de las personas. Destruir la sociedad capitalista imperante para construir sobre las ruinas una nueva sociedad donde nazca el hombre nuevo. En esa pauperización colectiva, la emigración se convierte en la única salida de las personas que aspiran a vivir en mejores condiciones. Pasó en el antiguo bloque del este y pasa ahora en Venezuela. Esto se convierte en un prueba latente del fracaso del sistema socialista. Si la gente viviera bien en Venezuela, ¿por qué se iría a otros países?

Pero no es así, en Venezuela se vive tan mal que 5 millones de personas han decidido emigrar, en condiciones precarias, antes que vivir en Venezuela. Para finales del año 2020, se calcula que ese número puede llegar a ser de 7 millones (a pesar de que muchos se estén regresando). Esto contando la migración reciente, si totalizamos la gente que se ha ido desde la llegada del chavismo, el país habría perdido un tercio de su población.

Ante este goteo de personas, el chavismo actuó de manual: primero deshumanizó a los emigrantes cuando eran pocos (ricos burgueses que se iban a Europa o Estados Unidos), luego negó su existencia cuando esta era ola que llegaba a países vecinos y cuando ocultarlos ya no era posible empezó a utilizarlos de manera miserable. Al chavismo no le importa la gente que trae de vuelta a Venezuela: son solo piezas de su armametarium para defender la revolución.

Si la gente quiere irse de Venezuela es porque aún alberga la esperanza de que se puede vivir mejor, por lo que el chavismo debe destruir esas aspiraciones. Por eso, es reiterativo en el discurso de la dictadura ideas como «en Venezuela las cosas están mal, pero en otros países se vive peor» y «en otros países los venezolanos están limpiando pocetas», demostrando así no solo su desprecio hacia la clase obrera, sino también la fantasía de que todo venezolano es sometido a vejaciones en el exterior solo por ser venezolano. Y de esas vejaciones, solo te puede rescatar la revolución bonita con su plan vuelta a la patria.

 

Requisitos para aplicar al Plan vuelta a la patria

 

El requisito es uno solo:

  1. Hablar mierda de los países que los acogieron ante los medios propagandísticos de la dictadura (VTV, Telesur, Radio Nacional).

Los videos están en YouTube para cualquier masoquista que busque tales declaraciones: plan + vuelta + patria + videos.

No hay ningún atributo positivo hacia sus antiguos países de acogida. Es usual que se destaquen estos puntos:

  1. Son países feos: con especial énfasis al ataque contra Perú, país que dentro del imaginario colectivo venezolano (chavista y opositor) persiste como un país de gente fea, salvaje, pobre, de una capital que es casi un gran barrio.
  2. No hay legislación laboral favorable: se destacan las condiciones de «explotación laboral», partiendo de un país (Venezuela) cuya productividad se ha desplomado y el trabajo ha pasado a ser más precario que el que se puede conseguir en otros países.
  3. Hay que pagar servicios: parece insólito, pero mucha gente se queja de que hay que pagar servicios de telefonía, agua, electricidad, comida, arriendo. Propio de una sociedad llevada a altos niveles de dependencia del Estado, que ha anulado toda su capacidad productiva para transformarlos en entes parasitarios.
  4. Hay mucha xenofobia: ciertamente, los países de la región han entrado en la ola mundial de restringir la migración, y se han vivido casos de xenofobia, sin que lleguen a ser generalizados como lo pintan los medios de la dictadura.
  5. Los trabajos son indignos: limpiar pocetas, dentro del discurso chavista, es un ejemplo de indignidad (lo dice un gobierno que tiene graves señalamientos de narcotráfico, tortura, represión, pero los indignos no son ellos, los indignos son los que se han ido a trabajar a otros países por culpa del chavismo). Quitando la necedad de considerar indigno limpiar una poceta, el chavismo desconoce la realidad de miles de venezolanos que se ganan la vida en diversidad de trabajos con diversidad de salarios.

Este discurso no busca alertar de lo mal que lo pasan los venezolanos afuera. Lo único que busca es generar miedo en los están dentro de Venezuela:

No te vayas de Venezuela. Estamos mal, pero afuera se vive peor. Solo la revolución bonita te garantiza vivir con dignidad. Ahora, haz tu cola para una caja CLAP.

 

 

La opacidad del Plan vuelta a la patria

 

A diferencias de países serios que publican sus cifras de programas de retorno, nadie conoce las cifras del plan chavista.

¿Cuánto cuesta el Plan vuelta a la patria? ¿Qué pasa con la gente que retorna? ¿Es verdad que le quitan los pasaportes?

El manejo de este plan es opaco. Sin embargo, vale preguntar: ¿El Estado venezolano está en condiciones de gastar dinero trayendo de vuelta a la gente? ¿No hay más urgencias que pagarle el pasaje de regreso a alguien que no le fue bien? ¿Hasta dónde alcanza la responsabilidad del Estado en asumir el fracaso individual de sus ciudadanos?

Obviamente, no hay cifras porque es un plan propagandístico. No hay interés de decir cuánto cuesta regresar a un venezolano. El interés está en decir que la revolución acoge de regreso a sus hijos. Que vivir en socialismo es mejor que emigrar.

 

La realidad del retorno

 

Los políticos de oposición han asumido un discurso populista: vamos a traer de regreso a todos los venezolanos.

¿Esto es posible? Por supuesto que no.

No es posible porque muchos venezolanos ya han hecho familias y vida en el exterior y porque otros no tienen el menor interés de volver, así caiga el chavismo.

Pero supongamos que el chavismo cae. ¿Cómo un país, que afrontará una durísima transición, podrá absorber a casi un tercio de su población retornada?

Por lo demás, la Venezuela postchavista debe crear condiciones para que exista trabajo para muchas personas. Luego, aceptar que un país asistencialista como Venezuela tendrá que asumir que esas personas generarán costos (salud, educación). ¿Hay dinero para ello? No.

Es fácil decirlo, pero luego de 20 años de cataclismo chavista la reconstrucción del país tomará muchos años y dinero. Y será difícil, por no decir imposible, contar con el retorno de la diáspora venezolana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *