Mitos y realidades sobre la xenofobia en Perú

Xenofobia en Perú
Nota: el siguiente texto sobre los mitos y realidades sobre la xenofobia en Perú lo publiqué originalmente como un hilo de Twitter.

Mitos y realidades sobre la xenofobia contra los venezolanos en Perú

 

A raíz del tuit sobre la situación actual de los venezolanos en Perú, me di cuenta de que las redes sociales han contribuido a difundir mensajes que generan mucho miedo entre los que viven aquí y quienes tienen familia aquí. Pero ¿la situación es tan grave como vemos en RRSS?

Mito: ¿Si salen a la calle los van a agredir o linchar simplemente por ser venezolanos, sin mediar palabras?

Realidad: No. Cada día miles salen a trabajar y miles regresan a sus casas. Entras a cualquier restaurante, peluquería, tienda, oficina, y lo más probable es que te atienda un venezolano. De noche, los ves en bares, discotecas, en el cine, caminando por centros comerciales. Yo vivo en una zona donde viven muchos connacionales y están en las calles haciendo vida laboral o social. Con otros venezolanos o con peruanos (como cada día se empieza a ver más integrados).

Mito: ¿Les están negando el derecho al trabajo?

Realidad: El anterior texto lo responde, lo cual no quita que haya casos puntuales de discriminación. Pero es inexacto hablar de que de manera hay una política generalizada y sistemática de negarles trabajo. Siguen siendo contratados.

Mito: ¿La situación es delicada?

Realidad: En parte. Se ha propagado un clima de hostilidad innecesaria entre dos comunidades que solo quieren una cosa: vivir en paz. Esto provoca miedo en venezolanos que sienten que van a ser agredidos y en peruanos que sienten que también van a ser agredidos.

Mito: ¿La policía peruana está agrediendo a los venezolanos solo por ser venezolanos?

Contexto: el año pasado hubo elecciones para alcaldías y los nuevos alcaldes que ganaron lo hicieron con las promesas de siempre: combatir la inseguridad y el comercio informal (buhonerismo). Muchos de los venezolanos que llegaron recientemente lo son de baja formación o preparación técnica y se han insertado en la economía informal. Cuando la policía sale a combatir la informalidad, los más pobres llevan las de perder (sean peruanos o venezolanos por igual).

Además, ha habido casos de evidente abuso y brutalidad policial (tanto contra venezolanos como peruanos). Por otro lado, ha habido gestos populistas como parar en la calle a los venezolanos y pedirles papeles con un despliegue de cámaras alrededor. El control migratorio suena lógico, pero la difusión que les dan las alcaldías desde sus RRSS es francamente populista (a raíz de los recientes crímenes mediáticos, las alcaldías quieren mostrarse fuertes) y no contribuye a bajar el miedo que hay en ambas comunidades.

Mito: ¿Los medios de comunicación están en contra de los venezolanos?

Contexto: en Perú existe prensa seria y prensa sensacionalista de larga tradición. Ahora ambas tienen en común una cosa: están enfocadas en los escándalos de corrupción y en la crisis política. La prensa sensacionalista (aquí y en cualquier país donde exista) siempre se ha enfocado y explotado los hechos más miserables. Acá lo hacen desde antes de la llegada de los venezolanos, y cuando un tema «capta la atención del público», se quedan «pegados» por mucho tiempo.

Una anécdota: en el año 1999, el año del principio de la caída de Fujimori, estuve de viaje aquí en Lima y estalló un escándalo de las «prostivedette»: vedettes de TV basura que eran contratadas como prostitutas por empresarios. Este escándalo duró mucho tiempo. Y hay serias sospechas de que lo generó Vladimiro Montesinos para ocultar la crisis política.

La prensa sensacionalista está ahora pegada con el crimen salvaje que implicó a unos venezolanos y que ellos mismos grabaron. Un crimen digno de Game of Thrones que, por su propia violencia, atrapa el morbo de la gente. Es fácil armar una noticia escandalosa que venda.

 

En definitiva, ¿hay realmente una xenofobia sistemática?

 

Dicho todo lo anterior, es innegable que hay mucha gente que ahora está viviendo con miedo, pero la situación actual dista de una confrontación inminente o de estar a las puertas de un genocidio (como dicen algunos). Es tarea de los políticos (locales y venezolanos) bajar el tono

Es lamentable ver personalidades conocidas e influyentes difundir noticias falsas, contribuir en el uso de términos peyorativos que invitan a la confrontación o que simplemente dicen que «todos» los peruanos «están tratando mal» a los venezolanos y que hay que huir del país.

También le corresponde a uno hacer uso inteligente de sus redes sociales y no quedar atrapados entre grupos minoritarios que se retroalimentan el odio y los prejuicios, provocando ansiedad y miedo a los que están acá y a los familiares que siguen con preocupación el tema.

Comentarios

  1. Pingback: ¿Cómo viven los venezolanos en Perú? | Planeta en fuego %

  2. Pingback: ¿Se están devolviendo los venezolanos? | Planeta en fuego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *