Planeta en fuego

Un blog de Álvaro Rafael

El blog

Renovación urbana de Caracas

Ayer fue el mercado viejo de Chacao, hace unos años la plaza de toros de Nuevo Circo. Una vez más la polémica rodea a edificaciones históricas de Caracas. Por debajo de los intereses políticos en el tema del mercado viejo de Chacao, está la pregunta de qué hacer con Caracas-urbanismo. Es cierto que toda ciudad debe preservar su memoria histórica y patrimonial, pero en determinadas ocasiones se debe ser práctico y preguntarnos la necesidad de conservar algunos edificios emblemáticos. Caracas no requiere invertir en obras que ya rindieron su vida útil (tales como las Torres de El Silencio, la plaza de toros y el terminal de Nuevo Circo, el viejo Palacio de Justicia, el viejo Mercado de Chacao, por citar algunas), sino en nuevas que se adapten a los tiempos y a las necesidades modernas. Debería ser hora de que nos despeguemos del radicalismo nostálgico y se debata la demolición de estructuras ruinosas que no sólo son antiestéticas, inútiles y peligrosas, sino que se convierten en una pesada carga para los ciudadanos que debemos acostumbrarnos a convivir con tales edificios cuya (inútil) conservación va a cargo de nuestros impuestos.