El «arte» de Spencer Tunick

Arte de Spencer Tunick

·

Su visita a Venezuela me era francamente indiferente. Había noticias reales en este país que se desplomaba por partes para darle atención a un sujeto que, en previas entrevistas que había visto por casualidad, me resultaba un vouyerista repugnante, un ser arrogante y manipulador con agilidad tanto para atraer incrédulos como para ocultar su apetito de relevancia detrás de una fachada de arte.

Varias semanas después de su partida, uno de esos hechos extraños que gravitan sin escándalo sobre nuestras cabezas apareció para acaparar mi atención hacia él y lo que representa su «arte».

¿Cómo permanecer indiferente cuando recibes la fotografía donde aparece una muchacha que aprecias como si fuera una hermana menor, despojada de su gracia y belleza entre una masa informe de cuerpos humanos?

Esa imagen me avinagró…, ya entre esas anónimas figuras grotescas que yo había visto de soslayo y sin interés en diarios había un nombre que apreciaba. Esa noche no dormí y me invadió el ánimo de precisar mi molestia. A la mañana siguiente, cuando me llamaste para preguntarme con voz seca qué me pareció la fotografía, no supe si agradecerte de que me informaras sobre ese asunto o colgarte por la mala noche que pasé, como si tuvieras responsabilidad en aquel acto (lo cual lamento si te ofendí). Me encontraba ofuscado, no supe qué responderte, te prometí una respuesta en los próximos días, aquí la tienes: cuando recibí esa desgraciada fotografía donde aparecía ella, entre otros seres desnudos, cuando vi que entre una marea de cuerpos similares a pesar de las diferencias físicas aparecía ella, sentí como si de aquella bella criatura que conocemos hubiera sido arrancada su personalidad fascinante, como si el «arte» de Tunick consistiese en destruir la personalidad humana y uniformarla, trivializarla junto con la ciudad como parte más de su decorado, carente de alma e insustancial, hacer del ser humano no un ser ÚNICO en el universo, sino parte de una masa informe y repetitiva, vulgar…, el «arte» de Tunick de despojar a los seres humanos de su unicidad me recordó una imagen de campo de concentración, donde los prisioneros al llegar son despojados de sus nombres, donde todos son cosas iguales, y por eso no me extrañó el auspicio que brindó este gobierno a ese denigrante espectáculo, porque muy bien sabemos que entre sus objetivos está la destrucción del individuo a favor de lo que llaman colectivo.

¿Cómo llamar a eso «obra de arte»? ¿Fue Auschwitz un gran museo polaco?

Ahí tienes la causa de mi mala noche.

.

______________________

Spencer Tunick en Caracas, Tunick en Venezuela, Tunick en avenida Bolívar, Anti-tunick, Anti-Specer Tunick no es artista, Tunick y el holocausto, Auschwitz y Tunick, imágenes de Spencer Tunick

Comentarios

  1. María Fernanda Osorio

    Pienso que los desnudos de «esa masa informe» no hablan sólo de uniformidad. ¿porqué hablas de uniformar? ¿No es el vestido un uniforme en sí mismo, una camisa de fuerza que no te deja ser libre? El individuo existe porque existe un colectivo. El desnudo no nos despoja de nuestra belleza o fealdad, la muestra. No juzgues lo que admiras simplemente poque no entendiste que hiciera algo que tú no te atreves. No es culpa que otro se haya aprovechado de quien tu admirabas o admiras, ella sólo quería expresarse de la forma más espontánea que tuvo. Tu juicio pasa del rigor a lo despiadado. Todos somos iguales porque todos somos únicos, distintos. Y aun todos desnudos, ninguno llega a ser igual externamente, menos por dentro.
    PD: Yo no estuve, ni me interesé en participar.

  2. Álvaro Rafael

    La alusión a Auschwitz no es casual: cada víctima que llegaba a un campo de exterminio sufría sistemáticamente el «aniquilamiento» de su personalidad: no sólo eran tatuados con números identificatorios en sus antebrazos, sino que eran despojados de sus ropas y, ciertamente, uniformados con vestidos grises.

    Lo que nos diferencia a los seres humanos los unos de los otros es nuestra personalidad y la capacidad de desarrollarla libremente, he allí la gran batalla que tienen todos los regímenes totalitarios como el nacionalsocialismo, el fascismo, el comunismo y parte del socialismo: el uniformar al ser humano para despojarlo de su voluntad y hacerlo un siervo del Líder, llámese Hitler, Stalin, Castro. La uniformidad no únicamente es el desnudo, sino el uso de uniformes, estoy de acuerdo contigo.

    La obra de Tunick tiene elementos muy parecidos al pensamiento totalitario, porque trivializa la grandeza del ser humano y lo hace un ser estático e idéntico al otro… la personalidad de cada individuo le importa nada, la masa informe se impone sobre cada sentimiento individual, es una masa que oye al fotógrafo indicarles hacia dónde deben mirar, hacia dónde deben moverse, la voluntad individual se encuentra suprimida ante la voz directora de Tunick, de pie sobre un montículo como cualquier líder totalitario dirigiéndose a su pueblo.

    El trabajo de Tunick es un sistemático aniquilamiento de lo individual en favor de un colectivo que manipula a su antojo. Cada ser humano es únicamente igual ante la Ley, de resto, las diferencias son enormes. Cada uno tiene una personalidad distinta y una manera distinta de ver el mundo. La obra de Tunick no da valor a la capacidad creativa de cada ser humano. Por el contrario, la destruye en favor de su propia (y muy cuestionable) «creatividad».

  3. María Fernanda Osorio

    Cualquier ismo es totalitario por la sencilla razón de que son dogmas y todo dogma te somete como único medio de control. Tampoco creo que la personalidad sea la que nos une. La personalidad está en constante desarrollo lo que la hace cambiar a menudo. La personalidad quizá sea una simple mascarada. Tu no eres la misma persona con todo el mundo.
    No hablo de la obra de Tunick, estoy de acuerdo contigo, » esa masa informe» es muy posible que sólo esté alienada. Estoy hablando de como destruyes la imagen de algo que te gusta (como esa chica) porque actúa de manera distinta a lo que esperabas, mejor dicho, no esperabas que actuara de esa manera. Las espectativas son la raíz de las decepciones.
    ¿Cómo puedes comparar la vida con la muerte?

  4. Tita Vegas

    De pana, qué perdedera de tiempo la de ustedes disertando sobre la estupidez…. Un poco e gente desnuda y un carajo haciendo real y punto… déjense de pajas

  5. David

    Yo sí estoy molesto , a mi esposa y a mi hija desnudas dos individuos las penetraron durante la instalación, buscaron ayuda pero ningún policía le hizo caso argumentando que era a lo que se la estaban jugando,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *