Reivindicación del 12 de octubre

Reivindicación del 12 de octubre

La idea de que los europeos sólo trajeron a estas tierras desgracias y corrompieron el paraíso terrenal en el que vivían los indígenas es un mito muy europeo: el mito del buen salvaje. El mito del buen salvaje (que, a su vez, viene de la creencia judeocristiana del paraíso terrenal corrompido por Adán y Eva) plantea que los indígenas de estas tierras vivían en una sociedad utópica en la que reinaba la paz y la armonía hasta que llegaron los bárbaros (y barbados) europeos a saquear estas tierras (Galeano dixit) y a sembrarla de enfermedades.

Esta idea es de consumo sencillo, de consumo para seres fácilmente impresionables y que juegan el papel de gente comprometida. Pero es completamente falsa: en estas tierras nunca hubo tal paz: los caribes eran caníbales y arrasaron a los arawacos, los incas y los mexicas libraban guerras de conquistas en sus zonas de influencia y los mayas realizaban sacrificios humanos para satisfacer a sus dioses (pero, sobre todo, a su casta religiosa).

Las prácticas llevadas a cabo por los europeos al llegar a este continente no eran, en su época, nada infrecuentes, más bien, la brutalidad era común a todos los pueblos de la época (y sigue siendo aún en estos días). Si van a juzgarlos a ellos por todos sus actos cometidos,  se debería juzgar a toda la humanidad entera.

Con la llegada de los europeos, sobre estas tierras se estableció una nueva cultura, la americana (la blanca y protestante en el norte y la mestiza y católica en el sur), cuya búsqueda de su independencia política, económica y cultural derivó en los procesos independentistas. De esta cultura nueva, que se desarrolló en nuevas tierras, provenimos nosotros (aunque para algunos cueste admitirlo y sigan reivindicando falsamente una cultura de la que mayormente no provienen), por lo que, en efecto, y visto desde nuestra perspectiva de criollos, como tal el 12 de octubre de 1492 hubo un descubrimiento.

 

Hablemos

 

Antes de empezar a leer el siguiente artículo hágase una pregunta sencilla: ¿En qué idioma está leyendo usted esta nota? La respuesta que ya tiene en mente reafirma que usted forma parte de una cultura propia —la cultura hispanoamericana— que tiene su origen en la cultura Occidental europea. Seamos blancos, negros o mestizos, somos hispanoamericanos y pertenecemos al mundo Occidental (aunque a algunos les irrite aceptarlo).

Aunque este artículo es escrito desde la perspectiva de Venezuela, su contenido trata de abarcar nuestra cultura hispanoamericana y defenderla en una época en la que la corrección política y el avance de la izquierda militarista y radical ha puesto de moda el cuestionamiento de la hispanidad tanto en España como en Hispanoamérica, alentando un tipo de indigenismo peligroso y divisor y obligándonos a reprochar nuestra cultura sui generis a favor de una cultura ajena (la cultura prehispánica).

 

12 de Octubre: Entre el Descubrimiento de América y el antihispanismo. Una reivindicación de la hispanidad en la era de la mitificación indigenista

 

1. Demoliendo el pasado: la utilización política del odio como construcción de una nueva historiografía

 

La estatua, hasta entonces olvidada en un bulevar peligroso, es encadenada por una turbamulta que canta y baila salvajemente alrededor. No pasan de un puñado de los mismos irreductibles de siempre: jóvenes en su mayoría, deseosos de drenar el resentimiento sembrado en una figura inerte y que años atrás era el símbolo abstracto de una fecha que pasaba entre la indiferencia absoluta de muchos y la manipulación demagógica de pocos. Pero con los años, esos sectores políticos hasta entonces marginales se disfrazaron, crecieron en base al engaño y la manipulación y conquistaron el poder con un discurso que se fue desenmascarando poco a poco hasta mostrar todos sus complejos y maniqueísmo.

No se trata de la estatua quebrada de Saddam Hussein durante la invasión de Irak, ni de las estatuas retiradas de Franco en la España de hoy: el hecho ocurrió un 12 de octubre de 2004 en Venezuela; el hecho, enmarcado en un «juicio popular», culminó con el derribo de la caraqueña estatua de Cristóbal Colón y su posterior destrucción frente al Teatro Teresa Carreño, sitio de cultura donde en ese mismo momento se apologizaba el indigenismo más retorcido; era el clímax de una anticelebración que había iniciado voluntariosamente el Gobierno revolucionario semanas antes, entre declaraciones a cada cuál más descabellada, y un cambio de nombre que convirtió el 12 de octubre en «Día de la resistencia indígena».

 

2. Día de la resistencia indígena: falsificando la historia

 

El Gobierno venezolano ordenó el cambio de nombre del 12 de octubre a Día de la resistencia indígena. Con todo el uso de la fuerza de la propaganda, el Gobierno revolucionario ha proyectado fuera de las fronteras la imagen de redimir la cultura indígena agredida salvajemente por los conquistadores europeos. Una propaganda muy bien recibida principalmente por los grandes medios de izquierda de los países conquistadores (red Voltaire, Le Monde diplomatique), quienes apoyan en los llamados «países tercermundistas» a políticos populistas y carismáticos que ellos jamás elegirían para sus propios países. Pero lo que no conviene para la causa, lo que no será televisado ni escrito, es que se sepa que irónicamente los descendientes de los indígenas ahora llevan una vida de indigentes por las calles de Caracas, resistiendo la vida, ante el pavoroso desinterés gubernamental, ese mismo desinterés que lleva al mismo gobierno a hacer mutis ante la destrucción de su patrimonio cultural.

Pero en su revisión maniqueísta de la historia el Gobierno revolucionario se colocó del lado equivocado: ya que no podemos precisamente nosotros conmemorar una supuesta resistencia indígena porque todos nosotros y hasta nuestro Gobierno (por malo que sea) no es indígena: es criollo. Además, no hubo como tal una resistencia porque finalmente se impuso el modelo europeo de sociedad que persiste hasta el día de hoy, con sus matices, en las tierras que vinieron a llamarse América.

El día en que los países de América (y particularmente Venezuela) cambien nuestro idioma español por dialectos indígenas, y en que nuestra sociedad como tal adopte las costumbres precolombinas, entonces será el día en que la resistencia indígena habrá valido la pena. Entonces, ya leeré en la nueva historia escrita por la resistencia cómo el hombre blanco cruzó los mares para traernos el dolor y la miseria a estas tierras de gracia.

 

3. La Destrucción de las Indias: del mito del paraíso terrenal a la corrupción europea

 

Mucho se insiste en la figura de unos conquistadores despreciables que llegaron de aborrecibles tierras lejanas para saquear e imponer religiones y sembrar a su paso la destrucción y la miseria en unas tierras de gracia (sin embargo, se omite deliberadamente que esos mismos «saqueadores» provinieron de un continente que había ayudado al desarrollo de la humanidad, que se quedaron acá y fundaron ciudades [Ciudad de México, Lima] que florecieron a la par de las grandes ciudades europeas, construyeron universidades [Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 1551] y con los años independizaron a nuestros países). Es el tema de la destrucción del paraíso terrenal por parte de los europeos.

La creencia de que los pueblos prehispánicos vivían en un paraíso terrenal corrompido por los europeos proviene de la propia cultura europea y del mito del Buen salvaje. La idea del Buen salvaje era una manera con la que los europeos empezaron a culparse ante la posibilidad de haber «corrompido el paraíso terrenal encontrado en el Nuevo Mundo, habitado por seres ingenuos y nobles» (otra idea, la del paraíso terrenal, proveniente de la tradición judeocristiana que llegó con los europeos).

Pues nada más falso que eso: antes de la llegada europea ya en estas tierras había guerras de conquista, enfermedades, formas de colonización, crueldad, codicia, maldad (véanse Guerras floridas). La maldad y la violencia es inherente al ser humano, y las culturas precolombinas no estuvieron exentas de ellas: los incas conquistaron pueblos vecinos, los aztecas traficaban con esclavos, los caribes practicaban el canibalismo y los mayas hacían orgías de sangre buscando el favor de sus dioses (cuando en realidad era la manera para mantener el poder de una casta religiosa). Entonces, nada más alejado de esa utopía de pueblos pacíficos y dóciles que vivían en una tierra de paz y armonía que fue corrompida.

 

4. La responsabilidad histórica de América: noción de la pobreza y el subdesarrollo actual como resultado de la «conquista» de América

 

Del mito del paraíso terrenal se pasó al sentimiento de culpa de los «conquistadores» por corromper esta tierra de gracia, y ese sentimiento de culpa pasaría luego a convertirse en una responsabilidad histórica asumida por muchos que creen que nuestra pobreza y subdesarrollo es producto de la corrupción inicial, de la «conquista» y el «saqueo» (Las venas abiertas de América Latina), entendiéndose que «nuestra pobreza es la forma de expiar las culpas ancestrales», de la misma manera como en el cristianismo se afirma que el sufrimiento de los hombres es culpa del pecado original.

En realidad, esto no es más que un pretexto para ocultar nuestros propios fracasos como naciones: diciendo que somos «producto» de la explotación, de la corrupción, de haber sido invadidos por unos expoliadores e incultos, tomamos un papel de casi víctimas del destino y así evitamos asumir que la corrupción y la responsabilidad de nuestras desgracias vinieron mucho después y que nosotros mismos tenemos la culpa.

Porque la culpa la tenemos nosotros mismos, ya que el verdadero origen de la pobreza y el subdesarrollo latinoamericano no está en la influencia europea, sino en los numerosos caudillos que hemos provocado (Pérez Jiménez, Pinochet) o hemos padecido (Perón, Velasco Alvarado), muchos de los cuales han reivindicado nuestro «glorioso pasado indígena». Son realmente estos malos gobernantes quienes han corrompido a nuestras sociedades con males mayúsculos como el militarismo y el caudillismo.

¿Por qué Estados Unidos y Canadá son las naciones históricamente más prósperas de nuestro continente? ¿Por qué explotaron a sus vecinos? En efecto, la doctrina Monroe y el corolario Roosevelt son reales, pero el éxito de esas naciones no se debe a la expoliación sino a que supieron contener el militarismo y el caudillismo. Nosotros, en cambio, no. La noción autoritaria de hacer la política en América Latina contribuyó al fracaso de nuestras naciones y así, en lugar de asumir nuestros errores, preferimos culpar a los «imperialistas» (llámense «conquistadores» o Estados Unidos, pero siempre tendremos a alguien a quien verter nuestros errores).

Hoy en día, veamos un avance de los «buenos» de la historia, de los descendientes y justicieros de los pueblos corrompidos, y se trata de aceptar la idea de que el 12 de octubre fue el inicio de siglos de miseria que hoy en día vienen a reparar los gobiernos de la nueva izquierda.

 

5. Descubrimiento y nacimiento de América: reivindicando nuestra cultura

 

Los términos resistencia indígena o destrucción de la cultura prehispánica denotan un reproche mismo a nuestra cultura y un enaltecimiento a sociedades falsamente idealizadas.

El 12 de octubre de 1492, una fecha que ahora es popularmente desfigurada, merece ser reivindicado ante la mentira y la infamia, principales herramientas de todo gobierno demagógico. He aquí, pues, cuando debemos plantearnos la importancia que tiene para nosotros, los hispanoamericanos, esta fecha por tanto tiempo olvidada o difamada.

Una fecha que tanto escozor provoca al punto de contar con diversos nombres, muchos de los cuales son meros ejercicios de hipocresía. Pero ¿por qué escarbar entre los más ridículos eufemismos para no llamar las cosas por su nombre? ¿Por qué escandalizarse por llamar al descubrimiento de américa eso, descubrimiento?

Pues ese hecho ocurrido el 12 de octubre de 1492 —que tanto sonroja a algunos hasta el grado de querer borrar esta fecha de la historia— significó la entrada, a estas tierras, del mundo Occidental y cristiano, y, se quiera aceptar o no, la implantación de todo un modelo social, religioso, político y económico sobre otro. ¿Por qué engañarnos a nosotros mismos ocultando que nuestra actual cultura y nuestros valores provienen mayoritariamente de quienes descubrieron estas tierras y formaron e impusieron una cultura sobre un nuevo continente?

Porque cuando hablamos de Descubrimiento de América han tratado de manipularnos diciéndonos que no pudo haber tal descubrimiento en un territorio ya habitado, ocultando la importancia del tema en un hecho territorial cuando en realidad va mucho más allá: fue el génesis de nuestra cultura actual, hija de la europea, que habría de fructificar con las revoluciones criollas que no buscaron el retroceso hacia lo indígena sino, con sus fallas, la continuación y perfección de los valores de origen occidental (con fallas, como supra el tema de los caudillos). Una cultura de marcado origen europeo (y, particularmente, hispánico) que conservó su idioma, su religión, sus costumbres, para levantar de la nada nuestros actuales Estados que nada le deben al elemento indígena.

Una cultura nuestra que hoy una revolución se empeña ridículamente en destruir. ¿Qué busca el actual gobierno cuando le concede las herramientas legales necesarias a quienes no se sienten venezolanos ni hispanoamericanos para que desarrollen una autonomía que inexorablemente les llevará a cuestionar su permanencia dentro del propio Estado? Este indigenismo que hoy fomenta el gobierno revolucionario es enemigo de la venezolanidad y de todo aquello que sea hispanoamericano (tan peligroso es que vastos sectores de la izquierda radical buscan su apoyo claramente destructivo para demoler las instituciones a las que no pueden llegar con la razón). No es más que otra muestra de la ambigüedad y manipulación de esta revolución.

 

6. La moda de la «reparación de daños» salpica a los «conquistadores» y a «conquistados»: hacia la autocondena

 

Viendo todo esto, no se puede menos que encontrar muchas similitudes con las herramientas similares que el tragicómico gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, en España, ha dado a los soberanistas catalanes, gallegos y vascos. Tales condiciones no harán más que terminar desmembrando a España en medio de un batiburrillo de confusas nacionalidades.

Porque cuando el señor Rodríguez Zapatero tenga el agua en el cuello, cuando lo asfixie la realidad de ser el jefe de un gobierno sin gobernados, cuando la España que él desgobierna sea un hervidero de reivindicaciones nacionalistas cada vez más radicales, ahí lo veremos planeando con su característica torpeza el cómo y el por dónde aplica su tan cacareado diálogo de civilizaciones.

Mientras, aquí, nuestro país seguirá con su fanática marcha hacia su destrucción, y seguirá difamando aquel día en que una cultura descubrió una nueva tierra para desarrollarse, una fecha en la que se debería celebrar con todo orgullo el origen de quienes somos hoy en día. Porque si queremos responsabilizar a los hombres blancos que cruzaron los mares por sus actos cometidos, entonces también deberíamos juzgar a toda y cada una de las civilizaciones. De exigir responsabilidades por los actos humanos, todas las civilizaciones terminarían siendo duramente juzgadas, desde el principio de la humanidad hasta nuestros días.

Comentarios

  1. lorian

    estudio matematica y respetando la opinion del escritor, antes de cualquier cosa debe aplicarse el concepto basico y sobre todo entenderlo…..busque entonces que es descubrimiento, poblamiento,desvastar,cultura,indio, identidad…

    y reelea su articulo

    PAZ, AMOR Y VERDAD

  2. carolina

    hola cariño yo creo que antes de publicar un articulo como este tienes que instruirte primero y conocer sobre la historia y saber de las dos cara de la moneda como quien dice para tener un buen punto de lo que quieres publicar porque a mi parecer estas muy errado de tus comemtarios.

  3. Álvaro Rafael

    Carolina:

    Quitando las cortesías del cariño (que no lo soy tuyo y ni tú lo eres de mí), obviamente tu manera de ver la Historia (tu «cara de la moneda» como quien dice) es diferente a la mía, y seguro te sabes con la razón y lo respeto, es tu opinión (y toda opinión es respetable). Pero mi opinión es la que escribí y yo tampoco estoy errado; simplemente, te doy mi «lado de la moneda». Una opinión que sirve para la diversidad de opiniones.

    Saludos…

  4. pame

    haganse esta `pregunta ¿que festejamos el 12 de octubre?
    el comienzo en america a los secuestros extorsivos, violaciones, muertes…etc
    tal ves el aniversario a la llegada d un comerciante y sus secuases a un territorio donde existia la paz y la armoria…y todos eran felices….
    seamos logicos en lo q decimos..pensemos un minuto nada mas en los aborigenes que existian aqui el 11/10/1942…..
    por respeto, honra, y x su muerte se merecen que no FESTEJEMOS MAS EL DIA DE LA RAZA….SINO EL DIA EN Q ELLOS VIVIERON EN ARMONIA ANTES DE LA LLEGADA DEL «DESCUBRIDOR DE AMERICA» ¿DESCUBRIDOR?

    CUALQUIER INTERCAMBIO DE OPINIONES VOY A SEGUIR LEYENDO!!!

    GRAX UN BSOOO APARA TODOS!

  5. Álvaro Rafael

    Qué tal, Pame.

    El 12 de octubre festejamos, precisamente, el nacimiento de nuestra cultura americana, hija de la europea. Incluso haces referencia a un mito nacido en Europa y que salió a relucir con los procesos de la Independencia americana: la idea de que este territorio era habitado por seres pacíficos y que vivían en una utopía antes de la llegada de los europeos proviene de Europa, es el mito del Buen salvaje.

    Esta idea del Buen salvaje era una manera con la que los europeos empezaron a excusarse ante la idea de haber «corrompido el paraíso terrenal encontrado en el Nuevo Mundo, habitado por seres ingenuos» (otra idea, la del paraíso terrenal, proveniente de la tradición judeocristiana que llegó con los europeos). Los habitantes de estas tierras no sabían que vivían en un paraíso terrenal, el cual de todas maneras era falso: los caribes practicaban el canibalismo y los mayas hacían orgías de sangre buscando el favor de sus dioses, cuando en realidad era la manera para mantener el poder de una casta religiosa. Entonces, te pregunto ¿era aquella época menos violenta que la que vivimos hoy en día en Hispanoamérica?

    Si en la actualidad sufrimos de todos aquellos males ciertos que numeraste al principio de tu comentario, no se debe a la influencia española. Más bien, es un pretexto para ocultar nuestros fracasos como naciones: diciendo que somos «producto» de la explotación, de la corrupción, de haber sido invadidos por unos secuaces. Y, como tal, merecemos lo que vivimos.

    La verdad, no lo creo; no merecemos todo esto, y si precisamente vivimos con todos esos males, es producto de los caudillos que hemos tenido, muchos de los cuales han reivindicado nuestro «glorioso pasado indígena»; son realmente estos malos gobernantes quienes han corrompido a nuestras sociedades con males mayúsculos como el militarismo y el caudillismo.

    Precisamente, un caudillo de estos es quien ahora trató de borrar de la Historia de mi país un acontecimiento tan importante como el 12 de octubre que es, por último, una fecha de celebración de nuestra cultura a la que tú, como yo, pertenecemos.

    Mis sinceros saludos…

  6. Eduardo

    Con todo respeto al escritor, mi opinión concuerda con todos. Lo ocurrido el 12 de octubre fue una masacre. Los europeos engañaron a aquella entonces población para apoderarse de sus tierras, violar mujeres, en verdad se portaron como verdaderos salvajes, caníbales llenos de sed de sangre para eliminar vidas humanas. No se digan los romanos, auténticos salvajes. Al menos la extinta cultura MAYA la respeto mucho.
    Estaban muy adelantados para su época, si no investigue un poco mas sobre sus conocimientos en astronomía y en las matemáticas, superiores a los europeos, que incluso no llegan a aceptar el grado de cultura que tenían estas personas, diciendo que estos conocimientos les fue otorgados por seres de otro planeta, además un sistema avanzado de alcantarillado, no como lo que sucedió en europa con la peste, botulismo, la gente nunca se bañaba y vivían entre sus desechos humanos. No fue intercambio de culturas, fue una barbarie, asesinatos, mas de 20 millones estamos hablando, en aquel entonces el 90% de la población del antiguo México. La religión en europa ni se diga con la santa inquisición y la creencia en brujas. Europa se enriqueció y fue una manera de llegar a ser países desarrollados, en parte por el saque y hasta la fecha siguen saqueándonos. Saludos

  7. Álvaro Rafael

    Qué tal, Eduardo.

    Habría que acotar que los romanos sentaron las bases del Derecho tal como lo conocemos hoy en día, así que salvajes no podían ser —en la actualidad continúan vigentes muchas de sus otras creaciones civilistas; te invito a que investigues sobre los sistemas de drenaje y acueductos romanos—. En el proceso de expansión de su civilización todo el mundo Occidental se vio favorecido.

    De lo contrario, allá en Europa seguirían creyendo en los poderes de los druidas o en la Mari vasca. La Santa Inquisición fue, ciertamente, un período vergonzoso, pero no menos bárbaro que los sacrificios que llevaban a cabo los sacerdotes mayas.

    Nuestra cultura, la de todos los hispanoamericanos (aunque renieguen de ello), se origina a partir del 12 de octubre de 1492. Con todas sus virtudes y defectos, es nuestra cultura (una cultura que ha sido capaz de dar libertad a sus integrantes como para renegar de sus orígenes sin condenarlos a la muerte).

    Saludos…

  8. Ernesto Soltero

    Amigos…los indígenas fueron víctimas de los españoles, de eso no hay duda. Pero también es cierto que nosotros, en nuestra mayoría, somos en parte españoles… ¿cuantas de las personas que han dejado sus críticas hablando mal de los europeos tienen ascendencia indígena?. Me parecen muy pedantes esas críticas que dicen “tu no sabes nada de historia” sólo porque la opinión es distinta… yo no hablaría de forma tan bonita acerca de los europeos (trajeron su cultura, yupi) pero tambie se que, en parte, soy europeo, y que América Latina existe porque se mezcló España con otro continente distinto

  9. franco

    x favor alvaro rafael, tomate el tiempo de leer eso, q viene de un grande como galeano, y cuando expongas tu lado de la moneda,,, q respeto, pero no comparto, (y hasta ahi nomas respeto) trata,, de no dejarte llevar x lo q la cultura europea nos inculco a nosotros, nuestros padres, nuestros abuelos,,, etc… y trata de utilizar el sentido comun,,, el menos comun de los sentidos

    cualquier comentario a queondalatuyaa@hotmail.com

    muchas gracias x leer,,,

    franco

    12 de octubre: Absolutamente nada que festejar

    El Descubrimiento: El 12 de octubre de 1492, América descubrió el capitalismo. Cristóbal Colón, financiado por los reyes de España y los banqueros de Génova, trajo la novedad a las islas del mar Caribe.

    En su diario del Descubrimiento, el almirante escribió 139 veces la palabra oro y 51 veces la palabra Dios o Nuestro Señor. Él no podía cansar los ojos de ver tanta lindeza en aquellas playas, y el 27 de noviembre profetizó: Tendrá toda la cristiandad negocio en ellas. Y en eso no se equivocó.

    Al cabo de cinco siglos de negocio de toda la cristiandad, ha sido aniquilada una tercera parte de las selvas americanas, está yerma mucha tierra que fue fértil y más de la mitad de la población come salteado. Los indios, víctimas del más gigantesco despojo de la historia universal, siguen sufriendo la usurpación de los últimos restos de sus tierras, y siguen condenados a la negación de su identidad diferente.

    Se les sigue prohibiendo vivir a su modo y manera, se les sigue negando el derecho de ser. Al principio, el saqueo y el otrocidio fueron ejecutados en nombre del Dios de los cielos. Ahora se cumplen en nombre del dios del Progreso.

    Sin embargo, en esa identidad prohibida y despreciada fulguran todavía algunas claves de otra América posible. América, ciega de racismo, no las ve.

    El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón escribió en su diario que él quería llevarse algunos indios a España para que aprendan a hablar ( «que deprendan fablar» ). Cinco siglos después, el 12 de octubre de 1989, en una corte de justicia de los Estados Unidos, un indio mixteco fue considerado retardado mental ( «mentally retarded» ) porque no hablaba correctamente la lengua castellana.

    Ladislao Pastrana, mexicano de Oaxaca, bracero ilegal en los campos de California, iba a ser encerrado de por vida en un asilo público. Pastrana no se entendía con la intérprete española y el psicólogo diagnosticó un claro déficit intelectual. Finalmente, los antropólogos aclararon la situación: Pastrana se expresaba perfectamente en su lengua, la lengua mixteca, que hablan los indios herederos de una alta cultura que tiene más de dos mil años de antigüedad.

    El Paraguay habla guaraní. Un caso único en la historia universal: la lengua de los indios, lengua de los vencidos, es el idioma nacional unánime. Y sin embargo, la mayoría de los paraguayos opina, según las encuestas, que quienes no entienden español son como animales.

    De cada dos peruanos, uno es indio, y la Constitución de Perú dice que el quechua es un idioma tan oficial como el español. La Constitución lo dice, pero la realidad no lo oye. El Perú trata a los indios como África del Sur trata a los negros. El español es el único idioma que se enseña en las escuelas y el único que entienden los jueces y los policías y los funcionarios. (El español no es el único idioma de la televisión, porque la televisión también habla inglés.) Hace cinco años, los funcionarios del Registro Civil de las Personas, en la ciudad de Buenos Aires, se negaron a inscribir el nacimiento de un niño. Los padres, indígenas de la provincia de Jujuy, querían que su hijo se llamara Qori Wamancha, un nombre de su lengua. El Registro argentino no lo aceptó por ser nombre extranjero.

    Los indios de las Américas viven exiliados en su propia tierra. El lenguaje no es una señal de identidad, sino una marca de maldición. No los distingue: los delata. Cuando un indio renuncia a su lengua, empieza a civilizarse. ¿Empieza a civilizarse o empieza a suicidarse?

    Cuando yo era niño, en las escuelas del Uruguay nos enseñaban que el país se había salvado del problema indígena gracias a los generales que en el siglo pasado exterminaron a los últimos charrúas.

    El problema indígena: los primeros americanos, los verdaderos descubridores de América, son un problema. Y para que el problema deje de ser un problema, es preciso que los indios dejen de ser indios. Borrarlos del mapa o borrarles el alma, aniquilarlos o asimilarlos: el genocidio o el otrocidio.

    En diciembre de 1976, el ministro del Interior del Brasil anunció, triunfal, que el problema indígena quedará completamente resuelto al final del siglo veinte: todos los indios estarán, para entonces, debidamente integrados a la sociedad brasileña, y ya no serán indios.

    El ministro explicó que el organismo oficialmente destinado a su protección (FUNAI, Fundacao Nacional do Indio) se encargará de civilizarlos, o sea: se encargará de desaparecerlos. Las balas, la dinamita, las ofrendas de comida envenenada, la contaminación de los ríos, la devastación de los bosques y la difusión de virus y bacterias desconocidos por los indios, han acompañado la invasión de la Amazonia por las empresas ansiosas de minerales y madera y todo lo demás.

    Pero la larga y feroz embestida no ha bastado. La domesticación de los indios sobrevivientes, que los rescata de la barbarie, es también un arma imprescindible para despejar de obstáculos el camino de la conquista.

    Matar al indio y salvar al hombre, aconsejaba el piadoso coronel norteamericano Henry Pratt. Y muchos años después, el novelista peruano Mario Vargas Llosa explica que no hay más remedio que modernizar a los indios, aunque haya que sacrificar sus culturas, para salvarlos del hambre y la miseria.

    La salvación condena a los indios a trabajar de sol a sol en minas y plantaciones, a cambio de jornales que no alcanzan para comprar una lata de comida para perros. Salvar a los indios también consiste en romper sus refugios comunitarios y arrojarlos a las canteras de mano de obra barata en la violenta intemperie de las ciudades, donde cambian de lengua y de nombre y de vestido y terminan siendo mendigos y borrachos y putas de burdel.

    O salvar a los indios consiste en ponerles uniforme y mandarlos, fusil al hombro, a matar a otros indios o a morir defendiendo al sistema que los niega. Al fin y al cabo, los indios son buena carne de cañón: de los 25 mil indios norteamericanos enviados a la segunda guerra mundial, murieron 10 mil.

    El 16 de diciembre de 1492, Colón lo había anunciado en su diario: los indios sirven para les mandar y les hacer trabajar, sembrar y hacer todo lo que fuere menester y que hagan villas y se enseñen a andar vestidos y a nuestras costumbres. Secuestro de los brazos, robo del alma: para nombrar esta operación, en toda América se usa, desde los tiempos coloniales, el verbo reducir. El indio salvado es el indio reducido. Se reduce hasta desaparecer: vaciado de sí, es un no-indio, y es nadie.

    El shamán de los indios chamacocos, de Paraguay, canta a las estrellas, a las arañas y a la loca Totila, que deambula por los bosques y llora. Y canta lo que le cuenta el martín pescador:

    -No sufras hambre, no sufras sed. Súbete a mis alas y comeremos peces del río y beberemos el viento.

    Y canta lo que le cuenta la neblina:

    -Vengo a cortar la helada, para que tu pueblo no sufra frío.

    Y canta lo que le cuentan los caballos del cielo:

    -Ensíllanos y vamos en busca de la lluvia.

    Pero los misioneros de una secta evangélica han obligado al chamán a dejar sus plumas y sus sonajas y sus cánticos, por ser cosas del Diablo; y él ya no puede curar las mordeduras de víboras, ni traer la lluvia en tiempos de sequía, ni volar sobre la tierra para cantar lo que ve. En una entrevista con Ticio Escobar, el shamán dice: Dejo de cantar y me enfermo. Mis sueños no saben adónde ir y me atormentan. Estoy viejo, estoy lastimado. Al final, ¿de qué me sirve renegar de lo mío?

    El shamán lo dice en 1986. En 1614, el arzobispo de Lima había mandado quemar todas las quenas y demas instrumentos de música de los indios, y había prohibido todas sus danzas y cantos y ceremonias para que el demonio no pueda continuar ejerciendo sus engaños. Y en 1625, el oidor de la Real Audiencia de Guatemala había prohibido las danzas y cantos y ceremonias de los indios, bajo pena de cien azotes, porque en ellas tienen pacto con los demonios.

    Para despojar a los indios de su libertad y de sus bienes, se despoja a los indios de sus símbolos de identidad. Se les prohíbe cantar y danzar y soñar a sus dioses, aunque ellos habían sido por sus dioses cantados y danzados y soñados en el lejano día de la Creación. Desde los frailes y funcionarios del reino colonial, hasta los misioneros de las sectas norteamericanas que hoy proliferan en América Latina, se crucifica a los indios en nombre de Cristo: para salvarlos del infierno, hay que evangelizar a los paganos idólatras. Se usa al Dios de los cristianos como coartada para el saqueo.

    El arzobispo Desmond Tutu se refiere al África, pero también vale para América:

    -Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: «Cierren los ojos y recen». Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia.

    Los doctores del Estado moderno, en cambio, prefieren la coartada de la ilustración: para salvarlos de las tinieblas, hay que civilizar a los bárbaros ignorantes. Antes y ahora, el racismo convierte al despojo colonial en un acto de justicia. El colonizado es un sub-hombre, capaz de superstición pero incapaz de religión, capaz de folclore pero incapaz de cultura: el sub-hombre merece trato subhumano, y su escaso valor corresponde al bajo precio de los frutos de su trabajo. El racismo legitima la rapiña colonial y neocolonial, todo a lo largo de los siglos y de los diversos niveles de sus humillaciones sucesivas.

    América Latina trata a sus indios como las grandes potencias tratan a América Latina.

    Gabriel René-Moreno fue el más prestigioso historiador boliviano del siglo pasado. Una de las universidades de Bolivia lleva su nombre en nuestros días. Este prócer de la cultura nacional creía que los indios son asnos, que generan mulos cuando se cruzan con la raza blanca. Él había pesado el cerebro indígena y el cerebro mestizo, que según su balanza pesaban entre cinco, siete y diez onzas menos que el cerebro de raza blanca, y por tanto los consideraba celularmente incapaces de concebir la libertad republicana.

    El peruano Ricardo Palma, contemporáneo y colega de Gabriel René-Moreno, escribió que los indios son una raza abyecta y degenerada. Y el argentino Domingo Faustino Sarmiento elogiaba así la larga lucha de los indios araucanos por su libertad: Son más indómitos, lo que quiere decir: animales más reacios, menos aptos para la Civilización y la asimilación europea.

    El más feroz racismo de la historia latinoamericana se encuentra en las palabras de los intelectuales más célebres y celebrados de fines del siglo diecinueve y en los actos de los políticos liberales que fundaron el Estado moderno. A veces, ellos eran indios de origen, como Porfirio Díaz, autor de la modernización capitalista de México, que prohibió a los indios caminar por las calles principales y sentarse en las plazas públicas si no cambiaban los calzones de algodón por el pantalón europeo y los huaraches por zapatos.

    Eran los tiempos de la articulación al mercado mundial regido por el Imperio Británico, y el desprecio científico por los indios otorgaba impunidad al robo de sus tierras y de sus brazos.

    El mercado exigía café, pongamos el caso, y el café exigía más tierras y más brazos. Entonces, pongamos por caso, el presidente liberal de Guatemala, Justo Rufino Barrios, hombre de progreso, restablecía el trabajo forzado de la época colonial y regalaba a sus amigos tierras de indios y peones indios en cantidad.

    El racismo se expresa con más ciega ferocidad en países como Guatemala, donde los indios siguen siendo porfiada mayoría a pesar de las frecuentes oleadas exterminadoras.

    En nuestros días, no hay mano de obra peor pagada: los indios mayas reciben 65 centavos de dólar por cortar un quintal de café o de algodón o una tonelada de caña. Los indios no pueden ni plantar maíz sin permiso militar y no pueden moverse sin permiso de trabajo. El ejército organiza el reclutamiento masivo de brazos para las siembras y cosechas de exportación. En las plantaciones, se usan pesticidas cincuenta veces más tóxicos que el máximo tolerable; la leche de las madres es la más contaminada del mundo occidental. Rigoberta Menchú: su hermano menor, Felipe, y su mejor amiga, María, murieron en la infancia, por causa de los pesticidas rociados desde las avionetas. Felipe murió trabajando en el café. María, en el algodón. A machete y bala, el ejército acabó después con todo el resto de la familia de Rigoberta y con todos los demás miembros de su comunidad. Ella sobrevivió para contarlo.

    Con alegre impunidad, se reconoce oficialmente que han sido borradas del mapa 440 aldeas indígenas entre 1981 y 1983, a lo largo de una campaña de aniquilación más extensa, que asesinó o desapareció a muchos miles de hombres y de mujeres. La limpieza de la sierra, plan de tierra arrasada, cobró también las vidas de una incontable cantidad de niños. Los militares guatemaltecos tienen la certeza de que el virus de la rebelión se transmite por los genes.

    Una raza inferior, condenada al vicio y a la holgazanería, incapaz de orden y progreso, ¿merece mejor suerte? La violencia institucional, el terrorismo de Estado, se ocupa de despejar las dudas. Los conquistadores ya no usan caparazones de hierro, sino que visten uniformes de la guerra de Vietnam. Y no tienen piel blanca: son mestizos avergonzados de su sangre o indios enrolados a la fuerza y obligados a cometer crímenes que los suicidan. Guatemala desprecia a los indios, Guatemala se autodesprecia.

    Esta raza inferior había descubierto la cifra cero, mil años antes de que los matemáticos europeos supieran que existía. Y habían conocido la edad del universo, con asombrosa precisión, mil años antes que los astrónomos de nuestro tiempo.

    Los mayas siguen siendo viajeros del tiempo: ¿Qué es un hombre en el camino? Tiempo.

    Ellos ignoraban que el tiempo es dinero, como nos reveló Henry Ford. El tiempo, fundador del espacio, les parece sagrado, como sagrados son su hija, la tierra, y su hijo, el ser humano: como la tierra, como la gente, el tiempo no se puede comprar ni vender. La Civilización sigue haciendo lo posible por sacarlos del error.

    ¿Civilización? La historia cambia según la voz que la cuenta. En América, en Europa o en cualquier otra parte. Lo que para los romanos fue la invasión de los bárbaros, para los alemanes fue la emigración al sur.

    No es la voz de los indios la que ha contado, hasta ahora, la historia de América. En las vísperas de la conquista española, un profeta maya, que fue boca de los dioses, había anunciado: Al terminar la codicia, se desatará la cara, se desatarán las manos, se desatarán los pies del mundo. Y cuando se desate la boca, ¿qué dirá? ¿Qué dirá la otra voz, la jamás escuchada? Desde el punto de vista de los vencedores, que hasta ahora ha sido el punto de vista único, las costumbres de los indios han confirmado siempre su posesión demoníaca o su inferioridad biológica. Así fue desde los primeros tiempos de la vida colonial:

    ¿Se suicidan los indios de las islas del mar Caribe, por negarse al trabajo esclavo? Porque son holgazanes.

    ¿Andan desnudos, como si todo el cuerpo fuera cara? Porque los salvajes no tienen vergüenza.

    ¿Ignoran el derecho de propiedad, y comparten todo, y carecen de afán de riqueza? Porque son más parientes del mono que del hombre.

    ¿Se bañan con sospechosa frecuencia? Porque se parecen a los herejes de la secta de Mahoma, que bien arden en los fuegos de la Inquisición.

    ¿Jamás golpean a los niños, y los dejan andar libres? Porque son incapaces de castigo ni doctrina.

    ¿Creen en los sueños, y obedecen a sus voces? Por influencia de Satán o por pura estupidez.

    ¿Comen cuando tienen hambre, y no cuando es hora de comer? Porque son incapaces de dominar sus instintos.

    ¿Aman cuando sienten deseo? Porque el demonio los induce a repetir el pecado original.

    ¿Es libre la homosexualidad? ¿La virginidad no tiene importancia alguna? Porque viven en la antesala del infierno.

    En 1523, el cacique Nicaragua preguntó a los conquistadores:

    -Y al rey de ustedes, ¿quién lo eligió?

    El cacique había sido elegido por los ancianos de las comunidades. ¿Había sido el rey de Castilla elegido por los ancianos de sus comunidades? La América precilombina era vasta y diversa, y contenía modos de democracia que Europa no supo ver, y que el mundo ignora todavía. Reducir la realidad indígena americana al despotismo de los emperadores incas, o a las prácticas sanguinarias de la dinastía azteca, equivale a reducir la realidad de la Europa renacentista a la tiranía de sus monarcas o a las siniestras ceremonias de la Inquisición.

    En la tradición guaraní, por ejemplo, los caciques se eligen en asambleas de hombres y mujeres -y las asambleas los destituyen si no cumplen el mandato colectivo. En la tradición iroquesa, hombres y mujeres gobiernan en pie de igualdad. Los jefes son hombres; pero son las mujeres quienes los ponen y deponen y ellas tienen poder de decisión, desde el Consejo de Matronas, sobre muchos asuntos fundamentales de la confederación entera. Allá por el año 1600, cuando los hombres iroqueses se lanzaron a guerrear por su cuenta, las mujeres hicieron huelga de amores. Y al poco tiempo los hombres, obligados a dormir solos, se sometieron al gobierno compartido.

    En 1919, el jefe militar de Panamá en las islas de San Blas, anunció su triunfo:

    -Las indias kunas ya no vestirán molas, sino vestidos civilizados.

    Y anunció que las indias nunca se pintarían la nariz sino las mejillas, como debe ser, y que nunca más llevarían aros en la nariz, sino en las orejas. Como debe ser.

    Setenta años después de aquel canto de gallo, las indias kunas de nuestros días siguen luciendo sus aros de oro en la nariz pintada, y siguen vistiendo sus molas, hechas de muchas telas de colores que se cruzan con siempre asombrosa capacidad de imaginación y de belleza: visten sus molas en la vida y con ella se hunden en la tierra, cuando llega la muerte.

    En 1989, en vísperas de la invasión norteamericana, el general Manuel Noriega aseguró que Panamá era un país respetuosos de los derechos humanos:

    -No somos una tribu -aseguró el general.

    Las técnicas arcaicas, en manos de las comunidades, habían hecho fértiles los desiertos en la cordillera de los Andes. Las tecnologías modernas, en manos del latifundio privado de exportación, están convirtiendo en desiertos las tierras fértiles en los Andes y en todas partes.

    Resultaría absurdo retroceder cinco siglos en las técnicas de producción; pero no menos absurdo es ignorar las catástrofes de un sistema que exprime a los hombres y arrasa los bosques y viola la tierra y envenena los ríos para arrancar la mayor ganancia en el plazo menor. ¿No es absurdo sacrificar a la naturaleza y a la gente en los altares del mercado internacional? En ese absurdo vivimos; y lo aceptamos como si fuera nuestro único destino posible.

    Las llamadas culturas primitivas resultan todavía peligrosas porque no han perdido el sentido común. Sentido común es también, por extensión natural, sentido comunitario. Si pertenece a todos el aire, ¿por qué ha de tener dueño la tierra? Si desde la tierra venimos, y hacia la tierra vamos, ¿acaso no nos mata cualquier crimen que contra la tierra se comete? La tierra es cuna y sepultura, madre y compañera. Se le ofrece el primer trago y el primer bocado; se le da descanso, se la protege de la erosión.

    El sistema desprecia lo que ignora, porque ignora lo que teme conocer. El racismo es también una máscara del miedo.

    ¿Qué sabemos de las culturas indígenas? Lo que nos han contado las películas del Far West. Y de las culturas africanas, ¿qué sabemos? Lo que nos ha contado el profesor Tarzán, que nunca estuvo.

    Dice un poeta del interior de Bahía: Primero me robaron del África. Después robaron el África de mí.

    La memoria de América ha sido mutilada por el racismo. Seguimos actuando como si fuéramos hijos de Europa, y de nadie más.

    A fines del siglo pasado, un médico inglés, John Down, identificó el síndrome que hoy lleva su nombre. Él creyó que la alteración de los cromosomas implicaba un regreso a las razas inferiores, que generaba mongolian idiots, negroid idiots y aztec idiots.

    Simultáneamente, un médico italiano, Cesare Lombrosos, atribuyó al criminal nato los rasgos físicos de los negros y de los indios.

    Por entonces, cobró base científica la sospecha de que los indios y los negros son proclives, por naturaleza, al crimen y a la debilidad mental. Los indios y los negros, tradicionales instrumentos de trabajo, vienen siendo también desde entonces, objetos de ciencia.

    En la misma época de Lombroso y Down, un médico brasileño, Raimundo Nina Rodrigues, se puso a estudiar el problema negro. Nina Rodrigues, que era mulato, llegó a la conclusión de que la mezcla de sangres perpetúa los caracteres de las razas inferiores, y que por tanto la raza negra en el Brasil ha de constituir siempre uno de los factores de nuestra inferioridad como pueblo. Este médico psiquiatra fue el primer investigador de la cultura brasileña de origen africano. La estudió como caso clínico: las religiones negras, como patología; los trances, como manifestaciones de histeria.

    Poco después, un médico argentino, el socialista José Ingenieros, escribió que los negros, oprobiosa escoria de la raza humana, están más próximos de los monos antropoides que de los blancos civilizados. Y para demostrar su irremediable inferioridad, Ingenieros comprobaba: Los negros no tienen ideas religiosas.

    En realidad, las ideas religiosas habían atravesado la mar, junto a los esclavos, en los navíos negreros. Una prueba de obstinación de la dignidad humana: a las costas americanas solamente llegaron los dioses del amor y de la guerra. En cambio, los dioses de la fecundidad, que hubieran multiplicado las cosechas y los esclavos del amo, se cayeron al agua.

    Los dioses peleones y enamorados que completaron la travesía, tuvieron que disfrazarse de santos blancos, para sobrevivir y ayudar a sobrevivir a los millones de hombres y mujeres violentamente arrancados del África y vendidos como cosas. Ogum, dios del hierro, se hizo pasar por san Jorge o san Antonio o san Miguel, Shangó, con todos sus truenos y sus fuegos, se convirtió en santa Bárbara. Obatalá fue Jesucristo y Oshún, la divinidad de las agus dulces, fue la Virgen de la Candelaria…

    Dioses prohibidos. En las colonias españolas y portuguesas y en todas ls demás: en las islas inglesas del Caribe, después de la abolición de la esclavitud se siguió prohibiendo tocar tambores o sonar vientos al modo africano, y se siguió penando con cárcel la simple tenencia de una imagen de cualquier dios africano. Dioses prohibidos, porque peligrosamente exaltan las pasiones humanas, y en ellas encarnan. Friedrich Nietzsche dijo una vez:

    -Yo sólo podría creer en un dios que sepa danzar.

    Como José Ingenieros, Nietzsche no conocía a los dioses africanos. Si los hubiera conocido, quizá hubiera creído en ellos. Y quizá hubiera cambiado algunas de sus ideas. José Ingenieros, quién sabe.

    La piel oscura delata incorregibles defectos de fábrica. Así, la tremenda desigualdad social, que es también racial, encuentra su coartada en las taras hereditarias.Lo había observado Humboldt hace doscientos años, y en toda América sigue siendo así: la pirámide de las clases sociales es oscura en la base y clara en la cúspide. En el Brasil, por ejemplo, la democracia raciasl consiste en que los más blancos están arriba y los más negros abajo. James Baldwin, sobre los negros en Estados Unidos:

    -Cuando dejamos Mississipi y vinimos al Norte, no encontramos la libertad.

    Encontramos los peores lugares en el mercado de trabajo; y en ellos estamos todavía.

    Un indio del Norte argentino, Asunción Ontíveros Yulquila, evoca hoy el trauma que marcó su infancia:

    -Las personas buenas y lindas eran las que se parecían a Jesús y a la Virgen.

    Pero mi padre y mi madre no se parecían para nada a las imágenes de Jesús y la Virgen María que yo veía en la iglesia de Abra Pampa.

    La cara propia es un error de la naturaleza. La cultura propia, una prueba de ignorancia o una culpa que expiar. Civilizar es corregir.

    El fatalismo biológico, estigma de las razas inferiores congénitmente condenadas a la indolencia y a la violencia y a la miseria, no sólo nos impide ver las causas reales de nuestra desventura histórica. Además, el racismo nos impide conocer, o reconocer, ciertos valores fundamentales que las culturas despreciadas han podido milagrosamente perpetuar y que en ellas encarnan todavía, mal que bien, a pesar de los siglos de persecución, humillación y degradación. Esos valores fundamentales no son objetos de museo. Son factores de historia, imprescindibles para nuestra imprescindible invención de una América sin mandones ni mandados. Esos valores acusan al sistema que los niega.

    Hace algun tiempo, el sacerdote español Ignacio Ellacuría me dijo que le resultaba absurdo eso del Descubrimiento de América. El opresor es incapaz de descubrir, me dijo:

    -Es el oprimido el que descubre al opresor.

    Él creía que el opresor ni siquiera puede descubrirse a sí mismo. La verdadera realidad del opresor sólo se puede ver desde el oprimido.

    Ignacio Ellacuría fue acribillado a balazos, por creer en esa imperdonable capacidad de revelación y por compartir los riesgos de la fe en su poder de profecía.

    ¿Lo asesinaron los militares de El Salvador, o lo asesinó un sistema que no puede tolerar la mirada que lo delata?

    Eduardo Galeano vía viejoblues.com

  10. Álvaro Rafael

    Qué tal Franco,

    son estos los comentarios que me resultan interesantes porque enfocan una misma cuestión desde diferentes perspectivas, lo cual enriquece un tema.

    En cuanto el artículo de Galeano, parte del mismo tema de la América prehispánica como tierra de gracia que fue corrupta con los males llegados con personajes que la historia contraria ha llegado a calificar de simples espoliadores barbados. Males que hasta el día de hoy están «condenados a pagar» tanto las «víctimas» como los «victimarios»; hasta aquí, nada nuevo.

    A pesar de la crudeza de su artículo (en muchos de los puntos es inevitable asentir con la cabeza, quizá llevados por la compasión), el ingreso de la sociedad europea en estas tierras —sociedad de la que descendemos muchos de nosotros, inclusive Galeano, pues fíjate en su nombre: Eduardo Hughes Galeano— significó el nacimiento de una nueva cultura (la hispanoamericana) que es un hecho que no podemos ignorar, aunque exista esa fácil predisposición a tratar de «expiar la culpa» de la «invasión» y la «conquista» a una tierra que corrompimos, queriendo borrar ese hecho. Con todos sus males, producto de la avaricia de muchos de nuestros gobernantes muy posteriores, mal que bien construimos sociedades de las que los propios habitantes prehispánicos se han beneficiado.

    A pesar de ser pintado con el color del racismo, los pueblos prehispánicos han logrado un progreso —sin el sentido malévolo que se le puede dar a esa palabra tras la lectura del artículo de Galeano— que jamás hubieran tenido de no haber entrado en contacto con la cultura europea. La «pureza» o la «naturalidad» de los pueblos ancestrales no tiene por qué ser necesariamente romántica: antes de la llegada europea ya en estas tierras habían guerras de conquista, enfermedades, formas de colonización, crueldad, codicia, maldad.

    Con mucha diferencia de otras sociedades, la nuestra, la hispanoamericana, ha sabido construirse en base a la integración. De lo contrario, un país como México nunca hubiera elegido a un gran estadista como lo fue Benito Juárez, indio zacateca a quien el México actual le debe su propia continuidad como nación. O la Bolivia de Evo Morales, símbolo del mestizaje predominante en nuestra región.

    No creo que se trate de repetir «la historia» que «impusieron» a nuestros padres; respeto tu postura, pero en este momento tú y yo nos estamos comunicando con un lenguaje que no fue impuesto a sangre a nuestros padres: estamos hablando el mismo lenguaje que han hablado nuestros ancestros desde hace siglos, ya sea en esta tierra americana o en suelo europeo.

    Gracias por tu aportación, saludos.

  11. franco

    Alvaro, agradezco tu respuesta y tu interes, y estos debates son los que a mi, en lo personal me interesan.

    Sin dejar de respetar tu opinión, (es mas, ahora veras q estamos mas de acuerdo de lo q creemos, y mas de uno de los q opinaron aquí tambien), planteare mi punto de vista personal.

    Ire tomando partes de tu respuesta para dar mi opinión.

    No tengo ninguna duda de que en estas tierras antes de NUESTRA llegada habia, como vos expresas, “guerras de conquista, enfermedades, formas de colonización, crueldad, codicia, maldad” es mas, reconozco a la cultura azteca como una de las mas sangrientas de la historia. y obviamente no dudo q tambien habian enfermedades.

    Tambien reconozco, que la “nueva cultura” (la hispanoamericana) de la cual, aunque muchos renieguen, somos todos parte de ella, ha construido muchas sociedades, que han progresado, y han brindado miles de beneficios al mundo entero.

    Yo no estoy renegando de mi cultura, no estoy renegando de nuestros ancestros. Lo unico que quiero dejar en claro es que no podemos festejar ese dia… o al menos sin olvidar que, las personas que aquí vivian, eran personas, con su cultura, su lenguaje, su ciencia (incluso en algunas areas como la astronomia, tenian mas avances de los que hoy en la actualidad, en tiempos de globalización, tenemos nosotros.)
    Y a la ceguera y avaricia de nuestros ancestros poco les importo.

    Como se dice siempre, la historia siempre la escriben los ganadores.
    Por ejemplo, yo creo q en Europa hubiera pasado algo similar a lo que pasa aquí el 12 de octubre si el tercer reich hubiera triunfado en la segunda guerra mundial y la supuesta “raza superior” de Adolf Hitler se hubiera impuesto.
    O tambien se seguiria festejando el dia del golpe militar en argentina como el “dia del comienzo del “proceso de reorganización nacional” si hoy vivieramos aun sobre los mandos del general Videla o sus predecesores” espero sepan entender las analogias.

    Muchos grandes pensadores, escritores, y muchas grandes personas en general,(entre ellos Galeano. sin renegar de sus ancestros. logran separar los terminos, y aceptan que el genocidio de 1492 no tiene parangón alguno, y no es racional festejar algo asi. Aunque después de eso haya crecido nuestra cultura.

    Y ahora,,, tocando el tema de la “integración” es cierto que en los ultimos tiempos ha habido ciertos rasgos de integración del indigena a la sociedad pero… en general comenzando por el genocidio de los mas de 20 millones de indigenas, la expropiación de tierras (q hasta hoy en pleno 2008 se siguen expropiando tierras para venderlas a extranjeros!! Es irracional, al menos de mi punto de vista)
    Que un indigena por tratar de mantener su cultura sea tratado de IDIOTA… me parece tambien poco racional.
    Hemos aniquilado o al menos herido de muerte una cultura q piensa y vive diferente a la nuestra solo por eso, por pensar diferente, y por la avaricia de nuestros ancestros.
    Si defendemos esta aniquilación no tenemos autoridad moral para culpar a Hitler, a Videla, a Francisco Franco, a George W. Bush en Irak, y a muchos otros.

    Me olvidaba,,, yo no hable de IMPONER sino de INCULCAR (con respecto al ultimo parrafo) es nuestra lengua madre, porque, como repeti muchas veces somos hispanoamericanos como vos bien dijiste…

    Para terminar puedo resumir en una frase mi postura:
    “No reneguemos de nuestro pasado pero tampoco podemos desoír los errores de nuestros ancestros”

    Espero sus opiniones..

    Muchas gracias por su tiempo para leer

    FRANCO

  12. Álvaro Rafael

    Qué tal Franco,

    puede realmente que, si enfocamos la fecha quitando todo lo que surgió después —el nacimiento de nuestra cultura—, se hayan cometido muchos excesos (entre ellos, está la imposición de la religión cristiana de la manera tan bárbara como fue impuesta, y pese a ello sigue persistiendo hoy en día), como los que se han cometido a lo largo de la historia de la humanidad. Pero creo que realmente nosotros, 500 años después (y aunque esta idea suene dura y antipática) no podemos cargar con culpas ancestrales. Te pongo como ejemplo una situación de mi país (Venezuela): en los actuales momentos, el Gobierno que tenemos (que es la quintaesencia del populismo militarista latinoamericano) mantiene en su discurso que la culpa de que la pobreza que vive Venezuela se debe al origen de nuestro país, conquistado y saqueado por los españoles; es decir, utiliza el tema de la culpa y la responsabilidad de la carga del pasado para ocultar la indolencia y la mala gestión del presente. El tema de la culpa no es nada nuevo, y ya lo verás en el párrafo que viene.

    El tema de la responsabilidad histórica se ve en muchas partes de Hispanoamérica (te puedo decir que he estado en cuatro países, y el discurso se repite): me refiero al hecho que muchos en este continente creen que el producto del estancamiento se debe a que nos «conquistaron» delincuentes. En otras palabras, se cree que Hispanoamérica es producto de la corrupción inicial de la misma manera como en el cristianismo se afirma que el sufrimiento de los hombres es culpa del pecado original. En realidad, la culpa vino mucho después, aunque este es otro tema que traté en esta entrada [haz clic aquí]. A lo que viene todo esto, es que la necesidad de cargar con culpas ancestrales muchas veces se convierte en una manera de justificar que hacemos poco por mejorar las cosas del presente. Poco nos falta por decir: «Nuestra pobreza es la forma de expiar las culpas ancestrales».

    De exigir responsabilidades por la crueldad humana, seguramente todas las sociedades terminarían siendo duramente juzgadas, desde el principio hasta nuestros días. No propongo el olvido histórico, simplemente el orgullo de que sobre bases que pudieron ser defectuosas hemos logrado levantar países que sí pueden ser mejorables; y esto sólo puede serlo con la ayuda de todos, sin exclusiones, partiendo de una fecha en común que es la que se celebra el 12 de octubre.

    Saludos, gracias por el interés en esta entrada y te invito a seguir colaborando con tus opiniones así como a visitar otras entradas del blog en las que doy mi opinión sobre otro problemas actuales, donde verás que seguro hay muchos puntos en común.

  13. franco

    Que tal Alvaro…

    Bueno respondo casi diria para terminar el debate (al menos en esta entrada) sobre el festejo o no del “descubrimiento” (conquista para mi) de america…

    Estoy TOTALMENTE de acuerdo en un par de puntos centrales de tu exposición…

    Que el gobierno de un pais, le eche la culpa de SUS errores a la conquista ocurrida 500 años atrás,,, me parece poco mas que irresponsable e inmaduro de su parte.
    Es querer tomar al pueblo como idiotas.

    Uno se tiene q hacer cargo de SUS errores como gobierno, y no acudir a la “responsabilidad historica”

    Pero ,, eso no quita,,, tener q olvidar, los excesos que alguna vez se cometieron, ni mucho menos FESTEJAR algo asi como el 12 de octubre (que ese era el tema central de esta entrada).

    Cambiando el punto de charla, tambien estoy de acuerdo en q “De exigir responsabilidades por la crueldad humana, seguramente todas las sociedades terminarían siendo duramente juzgadas”

    Y yo opino que entre el orgullo de las sociedades formadas aquí en america desde aquella epoca y el festejar el 12 de octubre por el dia del “comienzo de estas sociedades” esta, diria medio alejado de la realidad (son puntos de vista) porque si bien las sociedades EN AMERICA quizas comenzaron después de aquel terrible exceso y crimen (no es posible llamarlo de otra manera) las sociedades se fueron formando desde mucho antes en la historia de la humanidad, y todo fue aportando su granito de arena, y ahora cabria preguntarse…

    ¿Cómo hubiera sido si en vez de semejante genocidio, se hubieran respetado las creencias, costumbres, cultura y ciencias de los indigenas. Y compartir conocimientos y llegar a una integración total de los pueblos sin la necesidad de lo ocurrido?

    Esta bien, suena utopico,, pero,,, no te parece logico preguntarselo?

    Bueno,,,

    Aca dejo x hoy,, saludos alvaro!

    Franco

  14. viviana

    es de lo más absurdo que he podido, escuchar posiblemente sea cristiano o algo así, ……….
    No sea tan ignorante como si los españoles le dieran de comer…

  15. Álvaro Rafael

    Qué tal, Viviana

    no soy cristiano, de hecho, soy ateo. Por favor, relee bien el artículo y luego te invito a leer mis respuestas en los comentarios 9, 13 y 15, donde hablo de los horrores del cristianismo. Puedes incluso leer mis otras respuestas para comprender de manera más extendida la idea general del artículo, y los mitos sobre el paraíso prehispánico y la culpa sobre el 12 de octubre, y si al final sigues pensando lo mismo, es tu opinión y la respeto.

    Saludos…

  16. Ciutadà del món

    En quina lléngua està llegint vostè aquesta nota? La resposta que ja té en ment reafirma que vostè fomra part d’una cultura pròpia –la cultura catalana–.

    In what language are you reading this note? The answer you just have in mind reaffirm that you are part of your own culture –Anglo-Saxon culture–.

    ¿En qué idioma está leyendo usted esta nota? La respuesta que ya tiene en mente reafirma que usted forma parte de una cultura propia —la cultura hispanoamericana—.

    El que s’ha de llegir…

  17. Horacio Chans

    EL CAPITÁN RUFINO SOLANO, SINGULAR PERSONAJE HISTÓRICO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y DE ARGENTINA.-

    Hace casi un siglo, a la edad de 76 años, dejaba de existir el capitán azuleño don Rufino Solano. Este muy particular militar, recordado como “El diplomático de las pampas”, desplegó inigualables acciones en favor de la paz, la libertad y la vida en la denominada “frontera del desierto”. Como resultado de estas acciones Rufino Solano, mediante su trato proverbial con el aborigen, consiguió redimir PERSONALMENTE a centenares de mujeres, niños y otros prisioneros, de ambos bandos, impulsado siempre por un notable y especial sentimiento hacia el género, encarnado en la lacerada figura de la cautiva.

    Asimismo, se destacan entre sus acciones, el haber evitado sangrientos enfrentamientos mediante sus prodigiosos oficios de mediador y pacificador, pactando con los máximos caciques indígenas numerosos acuerdos de paz y de canjes de prisioneros. Realizando esta arriesgada tarea en beneficio de la población de Azul y de numerosas localidades de la Provincia de Buenos Aires e incluso de otras provincias aledañas. Entre otras significativas intervenciones del capitán Rufino Solano, se encuentra la de haber formado parte de los cimientes que dieron origen a las actuales ciudades de Olavarría y San Carlos de Bolívar, entre otras más.-

    En el plano religioso, cumplió destacado protagonismo sirviendo de enlace en la acción evangelizadora hacia el aborigen llevada a cabo por la Iglesia de aquella época. En cumplimiento de esta última actividad, se lo vio prestando estrecha y activa colaboración al Padre Jorge María Salvaire, fundador de la Gran Basílica de Luján denominado “El misionero del desierto y de la Virgen del Luján” y actuando de ineludible interlocutor entre los jerarcas aborígenes y el Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires, en la persona del Arzobispo Dr. León Federico Aneiros, llamado “El Padre de los Indios”.

    Esta encomiable labor del capitán Rufino Solano fue desarrollada durante sus más de veinte años de carrera militar y continuó ejerciéndola después de su retiro hasta su muerte, ocurrida en 1913. Actualmente obra en la Legislatura de la Pcia. de Buenos Aires, un proyecto de ley para declararlo Ciudadano Ilustre de dicha provincia.-
    http://elcapitanrufinosolano.blogspot.com

  18. marco salas

    de acuerdo totalmente con el editor de este blog. Un hecho historico no puede rebatirse. sucedio y punto. No se puede juzgar con las leyes o el conocimiento del siglo XXI, a la cultura, los conocimientos y las realidades del siglo XV. No podemos hecharle la culpa de los males actuales de america a Colon. Han pasado 500 años de malos gobernantes y punto, esa es la cruda realidad. Si el pais fuese enemigo de otro porque fue conquistado hace 500 o mil años, los italianos serian enemigos de medio mundo. Los problema de la Galia (Francia), germania(Alemania), Hispania(España), fuesen culpa de la Italia actual. OH, maldito imperio romano que nos conquisto hace 2000 años y bla, bla bla. Esta ridiculez de achacarle los males de america latina a Europa es producto de unos «pensadores universitarios» que no saben como ganarse trabajos de ascenso, que luego es asimilado por politicos ignorantes desconocedores del contexto en nque fue escrito tal texto, lo reproducen, lo manipulan, lo transforman, lo divulgan y entonces hay un pueblo ignorante que se cree el cuento y asi sigue el circulo vicioso.

  19. marco salas

    sigo leyendo comentarios y todos tienen el mismo contenido de reproche hacia Colon por lo que america latina es actualmente.

    Entiendanlo de una vez: Cristobal Colon llego el 12 de Octubre de 1492. De eso es lo unico de lo que se le puede culpar. Lo demas es culpa de nosotros ( mejor dicho de muestros gobernantes).

    Colon es tan culpable de que en Venezuela tengamos un inepto como presidente, como lo es mi bisabuelo si mi hijo llega borracho a casa!!

  20. flaca bella

    pame, de verdad todo cunto tienes en tu articulo es real.lastimosamente se ha querido reflejar en los ciudadadanos que estos descubridores fueron unos heroes. cosa que es falsa porque ya esa tierra estaba habitada y descubierta de alguna u otra forma, y si es verdad que se avrguenzan de esta fecha y no le dan el valor que se merece

  21. fm

    me parece que estas lleno de subjetividades… realmente la historia de la humanidad esta llena de imposiciones de culturas sobre otras y todas comparten el mismo valor intrinseco de lo «humano» erróneo. siempre cuestionaremos a quien se ha impuesto sobre otros. claro ejemplo: mesopotamia, sumerios, egipcios, griegos, romanos, europeos, norteamericanos, etc para el futuro. imagina un momento tu hogar, por mas inperfecto que sea es tu hogar, imagina que llega alguien y te mata, se queda con tu casa,esposa, hijos… e impone algo mejor a lo que tu eras… te parece digno de logica? solo te digo que estas impregnado de raciocinio positivista (orden y progreso) siglo XIX. algo como la puta idea impuesta por desde el mismi siglo XiX hasta perez jimenez, de traer extranjeros para mejorar la raza… amigo estudie y lea, que bastante falta le hace.

  22. Jaime

    El señor Albaro Rafael en su libro Estado de politica, Estado Social escribe pendejadas sacadas no se de donde pues hay que tener en cuenta que:
    1.-los españoles si trajeron enfermedades que diezmaron a la poblacion indigena por no ser conocidas en estos lugares.
    2.-los españoles llegados a estos territorios no eran precisamente santos barones ya que lo que llegaron en su mayoria fueron ladrones,asesinos, violadores, es decir todo lo que las carceles europeas soltaron y no deseaban conservar en ellas.
    3.-los pocos españoles honestos que llegaron eran los que habian quedado pobres despues de haber sido ricos o los buscadores de fortuna y riqueza supuestamente facil a traves de la conquista y la ocupacion .
    4.-muchos se quedaron en estos territorios porque sencillamente no tenian nada que buscar en su pais de origen
    5.-no se quien dijo que los indigenas de estos territorios no sufrian de enfermedades propias o que no realizaban luchas entre sus pueblos por dominacion de unos sobre otros eso es natural en la condicion humana.
    6.-tanto el español como el indigena realizaron masacres entre sus pobladores.
    7.-es muy diferente enfrentarse con arcos y flechas, lanzas, cucuchillos, macanas a gentes que traian como armas el hierro, el acero, la polvora y los caballos.
    8.-tambien es verdad que todo pueblo invasor busca imponer su cultura, su religion, sus costumbres sobre el pueblo vencido.
    9.-tambien es cierto que algunas culturas buscaron la forma de fusionarse con las otras culturas como forma de conservar la propia.
    10.-tambien es verdad que las civilizaciones de america a la llegada de los europeos se encontraban mucho mas adelantadas que la de estos.
    11.-estoy de acuerdo en que no se puede borrar de la historia los hechos llevados a cabo por los conquistadores europeos sean positivos o negativos
    12.-debemos es resaltar los mejores aportes hechos por las diferentes culturas llegadas a este continente llamado america.
    13.-el señor Albaro Rafael se engaña cuando dice que no hay influencia europea en america no se como se le ilumino la de pensar al decir eso jajaja
    14.-otra farsa que dice es que los canadienses y los estadounidenses no se portaron mal que no fueron malucos otra idea luminosa de este autor sino basta con nombrar las masacres hechas a esos pueblos indigenas del norte, de la apropiacion de sus tierras, del casi exterminio del bisonte americano, del robo hecho a gran parte del territorio mexicano y pare de contar.

  23. Jaime

    a todos me llamo jaime y como no estoy escrito la critica aparece como anonima no es esa mi intencion.
    Debo decirles que el hecho de que se tenga un Presidente como Chavez no es culpa de la genetica dicen que cada pueblo tiene sus gobernantes de acuerdo con sus circunstancias bienen designados por el destino y de acuerdo con el tambien se iran de esa manera recuerden que no somos perfectos y quien este libre de culpa que tire la primera piedra yo pregunto quien de uds lo esta? ninguno. LA HISTORIA A POSTERIORI NOS DIRA SI FUERON BUENOS O MALOS A ELLA LE QUEDA JUZGAR

  24. Roxana

    Senor Álvaro no viva mas en el pasado viva el presentey piense en el futuro.sabe porq usted vive ?porq así lo quiso Dios y se complació al darle la vida y mucho antes de q El creara el mundo ya el sabia q usted existiría y como seria usted dele gracias a Dios por todo y el todo por q nada en este mundo se mueve sin q el lo quiera todo lo q pasa tiene un propósito y viene con su consentimiento , no hay nada mas maravilloso q ser cristiano o q seguir a Cristo , todo lo puedo en Cristo q me fortalece , así dice Jehová tu Dios , yo soy el camino la verdad y la vida» Senor Álvaro CRISTO LE AMA BUSQUELO el esta esperando con los brazos abiertos.

    Y a la amiga q le dijo q pareciera cristiano «CRISTO TAMBIÉN LE AMA Senora y para estar en el mundo sin protección y sin la cobertura de Dios no vale la pena la vida ser cristiano es un estilo de vida no una religión siga a Cristo y diga con orgullo soy cristiano y vera q todo le cambia y en su vida comenzaran a suceder cosas maravillosas e impresionantes.
    DIOS LES BENDIGA CRISTO LES AMA

  25. Álvaro Rafael

    Un poco tarde, pero los comentarios de Jaime (26 y 27) son dignos de Cantiflas, refutando este comentarista cosas que no he escrito en este artículo.

    Estimo que esto se debe a que no leyó mi artículo, sino otro escrito por un tal Albaro Rafael.

  26. Ignacio Riveros

    Excelente y valiente artículo en estos tiempos tan oscuros, comparto totalmente su visión, sobre todo a quienes extrapolan y acusan de genocidio a España; primero porque no es cierto, ya que el genocidio que estaba ocurriendo con el canibalismo, los sacrificios humanos y las obras faraónicas hechas por pueblos esclavizados que morían como moscas, fue detenido por España, y segundo, no se pueden aplicar las ideas «progres» de hace 20 o 40 años a los hechos que ocurrieron hace más de 500 años.
    Saludos y recomiendo que vean el pensamiento de Juan Domingo Perónn sobre el tema en el siguiente vínculo:
    http://i-riveros.suite101.net/juan-d-peron-el-12-de-octubre-de-1492-y-la-conquista-de-america-a69305

  27. Isabel

    más estupido y muere…… de bolas que hubo resistencia animal, los aborigenes pelearon por sus tierras y aunque impero el maldito modelo europeo se encuentran muchas tribus indigenas que conservaron su cultura y su lenguaje…. y ya basta de pensar que lo Europeo es lo mejor por favor….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *